El Jarabe es un ritmo mestizo, mezcla de la cultura española y la indígena, que representa de manera peculiar situaciones cotidianas de la vida de los nayaritas; influenciada también por el jarabe de Jalisco por su cercania con ese estado, el jarabe nayarita invita al baile inmediatamente. La mayoría de los sones que forman parte del jarabe nayarita son composiciones anónimas, por lo que son auténticas expresiones culturales.

Se dice que actualmente se conservan muchos de los sones y composiciones milenarias gracias a un señor llamado Arnulfo Andrade, quien formó un grupo de músicos que se dedicaron a recolectar y agrupar una serie de sones que recordaban de su niñez, aunque fueron compuestas mucho antes.  Fue así como actualmente se conservan sones mestizos huicholes, procedentes de la Sierra de Picachos como: La Majagua o majahua, El Ardillo, El Galllito y el El Buey; de este último jarabe existen dos versiones, una de la sierra huichol y otra de la zona del Valle de Tepic. También, dentro de los jarabes nayaritas, existen los llamados "Sones Potorricos" los cuales presentan un mayor acompañamiento de violín y en su danza el hombre hace alarde de su virilidad mostrando su dominio de machetes y cuchillos con una serie de suertes o bailando con machete en mano y ojos vendados. Entre estos sones potorricos encontramos: El Coamecate, El Diablo, Los Bules y Los Negritos.

El Coamecate tiene una rítmica pausada, el nombre de este son o jarabe se debe a una planta enredadera del mismo nombre que es considerada parásita del campo.
El Diablo es un poco más rápido que el coamecate, y se baila arrastrado y taconeado, además de que se acompaña con el llamado "floreo de cuchillos".
Los Bules es similar a El Diablo, y se baila con pasos de despunte y redoblado, este baile se considera de los más peligrosos pues se acompaña del "floreo de machetes".
El Ardillo es un son muy alegre, también llamado "de tarima" pues mientras su música alegra a los espectadores, los bailarines se suben a una pequeña tarima donde demuestran un maravilloso zapateado a base de redobles, mientras deben mantener el equilibrio de unos vasos llenos de tequila en la cabeza.
Los Negritos es muy similar al El Diablo y Los Bules solo que su baile también lleva redobles de punta y talón; se acompaña con floreo de machetes.